12 enero, 2015

Leche de coco

Me declaro oficialmente fan de la leche de coco. Si sólo fuera porque está deliciosa y sienta de fábula, pues dirías ok, pues ya lo probaré... Pero no es sólo eso, la leche de coco contiene una gran cantidad de hierro, fibra, es antioxidante y posee grandes cantidades de vitamina C. Para mi, definitivamente ha desterrado a la leche de vaca. Una leche indigerible para muchos que incluso ni lo saben. Te animo a que la hagas.

La puedes encontrar en muchos supermercados, sobre todo de productos ecológicos, pero normalmente vienen enlatados y sinceramente, a parte de no ser muy ecológico... Pueden contener residuos de la propia lata que pueden contaminar el mismo producto. Además, he probado leches de coco comerciales, pero no sé porqué, la leche de coco que hago yo en casa está mucho más buena que la que puedo comprar en el supermercado.

Es súper fácil de hacer, así que te animo a que la hagas, sólo necesitas:

- Coco deshidratado (rallado, en copos, en láminas...)
- Agua
- Batidora o Robot de cocina.
- Colador de malla.
- Envase de cristal
- 10 minutos de tu tiempo.

La proporcion que uso es: 100 gr de coco por 400 ml de agua. Y a continuación lo preparo así:

- Pongo el coco en la batidora, mientras espero que el agua se caliente. El agua no debe ser del grifo, a parte que el sabor no será el mismo, evitarás que contenga residuos. Si tienes algo para filtrar el agua, cómo las jarras Britta o un sistema de filtrado de agua en casa, perfecto! Para las que no tenemos ni una cosa ni la otra. Agua embotellada.
- No es necesario que hierva el agua a borbotones, con que esté a punto de romper a hervir te bastará.
- A continuación, echas el agua caliente en la batidora donde ya pusiste el coco y lo bates durante 5 minutos aproximadamente.

El olor a coco te invadirá la cocina...

- Paramos batidora y lo colamos. Lo ideal es que tuvieras un colador de malla, para que deje pasar el mínimo de párticulas del coco. Pero si no tienes, puedes usar un trozo de tela o una gasa limpia para hacerlo. Yo uso un trozo de tela y me va perfecto. Además, lo puedes estrujar bien para sacarle todo el jugo a la pasta de coco.



Una vez colado, pon la leche en un envase de cristal y deja que se enfrie sin taparlo. Una vez ya se haya enfriado lo podrás guardar en la nevera y consumirlo en 4-5 días. Lo cierto es que no se si dura más, porque siempre se acaba antes!

Cuando lo dejes reposar, incluso de un día para otro, verás que el agua se separará de la materia grasa, quedando el suero abajo y la parte cremosa arriba. Pues bien, ahí va otro uso:


Bueno, ya has visto qué fácil, qué rica y qué sana es esta leche de coco. A qué esperas a problarla??

Hasta pronto!



0 comentarios :

Publicar un comentario