26 enero, 2015

Carrot cake (Sin harina de trigo - Sin azúcares refinados) Una deliciapara el paladar...


Yo, mis nuevos ingredientes culinarios y mis restricciones alimentarias, te traemos una versión de la ya tradicional "Carrot Cake", igual (o más aún) de aromática y llena de sabor. Y como podrás saber por el título, en este caso, esta tarta de zanahoria no contiene harina de trigo (ni de ningún cereal) ni tampoco azúcar refinado. Ahí es ná!
Si quieres ver la receta de esta singular Tarta de zanahoria
, puedes bajar el scroll hasta donde pone RECETA y allí la encontrarás! Si te interesa saber el por qué del uso de nuevos ingredientes en mi cocina y de mis restricciones alimentarias, sigue leyendo! ;)


Hace ya un tiempo que me diagnosticaron una colitis ulcerosa, una enfermedad en un principio crónica que afecta directamente al colon. Digamos que esta enfermedad me hace una vida menos cómoda, con bastantes idas y venidas al Sr. Roca, con una hinchazón de vientre insoportable, una anemia de caballo, dolor abdominal y molestias varias que una no sabe ya ni qué hacer ni qué comer ni cómo ponerse... Ante todo, mantener la calma. Eso me repito una y otra vez a mi misma. Porque de nada sirve perder los nervios y menos aún, tirar la toalla.

He de decir que lamentablemente, la medicina tradicional, anda un poco pez al respecto. Sí que hay medicación y por supuesto no quiero desprestigiar a nuestros profesionales de la medicina [tono sarcástico...]. Pero según mi experiencia, aún siguen buscando el clavo para dar en él. Y yo de mientras qué? Espero a hacer todo lo que me dicen los médicos como una "buena nena"?, o por el contrario, decido formar parte activa en mi salud? No hay una única medicación para tratar este problema y puede variar dependiendo del paciente, dependiendo del estado en la que se encuentre la enfermedad y dependiendo de muchos otros factores. Dependiendo, dependiendo... El tiempo pasa y te sientes como un conejillo de Indias. Por eso decidí tomar cartas en el asunto.

Leyendo, estudiando, probándome y escuchándome, he descubierto muchas cosas. Hay un proverbio chino que dice que "Las raíces de una buena salud residen en el intestino" y ya te digo yo que sí! El intestino tiene más conexiones neuronales que el cerebro, así que podríamos decir que el propio intestino en sí, es como un segundo cerebro. Alucinante no? Así que... Ojo con lo que piensas! Y sobre todo, no te hagas esclavo de tus malos pensamientos... Son como cemento para tus intestinos. Y otra cosa más, no se si lo has pensado alguna vez, así en plano más filosofal: nuestro aparato digestivo es el que se encarga de convertir todo lo que pertenece a la vida exterior (comida, bebida, aire, microbios, palabras, emociones...) en formar parte de nuestra vida interior, nuestro cuerpo, nuestro riego sanguíneo. Son la pared que separan lo externo de lo interno. Sin un buen filtro que trabaje lo exterior y la pase lo más limpio y lleno de nutrientes posible a nuestro cuerpo y a nuestra sangre, mal vamos.

Así que manos a la obra. Resulta que esta historia de la colitis ulcerosa, va de la mano de la enfermedad del Chron. Y además es primo hermano de la celiaquía. Así que de la noche a la mañana, bueno, en realidad la transición fue algo más larga, dejé de comer trigo. Como si fuera celíaca. Y la sorpresa fué muy pero que muy positiva. En cuestión de mes, mes y medio, perdí peso, me desinflé, me sentí más fuerte y con mejor color de cara. Parece que te esté vendiendo el milagro de Lourdes! Pero no, lo que digo es que mi caso fue así. Ahora que la cosa no acabó ahí. Pensé que ya había encontrado mi talón de Aquiles, pero nada más allá de la realidad. Seguía teniendo problemas con el WC. Mis visitas pasaban de ser cada tres días, a no despegarme de la taza en todo el día. Así que las cosas no son tan sencillas, sobre todo cuando estás pasando un brote fuerte como es el caso.

Hice más cambios en mi dieta, empecé a comer más verduras y más frutas y en la medida de lo posible, crudas. Por las mañanas, trato de tomarme a diario un batido verde que me pone las pilas a base de bien! Mi nuevo café matutino, es pura energia. Y si le añado un cucharadita de espirulina o clorofila, ya es un Superalimento con mayúsculas. Saqué los alimentos refinados y procesados de mi dieta, cero azúcar blanco y alcohol. Bueno, en realidad lo dejo para ocasiones y sin abusar. Como todo en la vida, cuando uno le ve las orejas al lobo, es cuando de verdad se pone a correr. Así que como os decía, ante todo calma. Eso es lo importante: calma, no tomarme las cosas tan a pecho, no sufrir innecesariamente, reducir el estrés, reir, meditar, hacer deporte, tomar el sol... Esos son asignaturas en las que hoy día sigo trabajando. Porque no se puede cambiar de un día para otro tu "2º cerebro". De la misma manera que no destrocé mi aparato digestivo de un día para otro... Fue poco a poco.

Bueno, siento haberte llorado un poco encima del hombro, pero sentía la necesidad de decírtelo porque de alguna manera, estaba siendo un freno para compartir contigo mi nuevo yo. Quiero que sepas que no sólo quiero compartir recetas contigo, quiero compartir cosas que te sienten bien y que además sean exquisitas, de esas que te alimentan el alma. Seguiré compartiendo contigo recetas de toda la vida (donde incluye cosas no aptas para mí, de momento), pero con apuntes para hacer una opción más saludable. El hecho de abrirme y decirte como estoy, se que me ayudará, no sé cómo, pero lo siento así. Puede que hasta tú, que me estás leyendo, estés pasando por una situación similar, en ese caso, ánimo y cuídate mucho, ya sabes que de eso se trata.

RECETA

Al lío! Para esta inigualable receta de la ya archiconocida "Carrot Cake", deberás hacerte mano de algunos ingredientes que posiblemente no sean tan habituales en tu despensa como un paquete de harina... Además de la estupenda "Carrot Cake" he querido añadir una alternativa a la convencional crema de queso que suele llevar esta suculenta tarta. A que no adivinas de qué puede estar hecha?


Ingredientes para la tarta de zanahoria (12 porciones):

  • 120 gr de harina de almendra
  • 50 gr de harina de coco
  • 20 gr de harina de yuca
  • 1 cs de canela en polvo
  • 1 cc de jenjibre en polvo
  • 1 cc de ralladura de nuez moscada
  • 70 gr de azúcar de coco
  • 1 cc de bicarbonato
  • 1 cc de levadura en polvo
  • 1/2 cc de sal
  • 1 1/2 de miel cruda
  • 50 gr de aceite de coco derretido
  • 3 huevos grandes
  • 50 ml de zumo de naranja
  • Ralladura de naranja
  • 400 gr de zanahoria picada o rallada
  • 50 gr de pecanas picadas (si quieres puedes usar nueces)
  • 50 gr de pasas
  • 2 cs de semillas de amapola (opcional)  
*cs = cuchara sopera
*cc = cuchara de café
Proceso:
  • Precalienta el horno a 180ºC y prepara el molde de unos 23 cm aprox (engrasar con mantequilla y enharinar). 
  • En un bol mezclar las harinas, el azúcar de coco, la canela, el jenjibre, la nuez moscada, el bicarbonato, la levadura y la sal.
  • Por otro lado mezcla los húmedos: los huevos batidos, el aceite de coco, la miel, el zumo y la ralladura. Mézclalo bien.
  • Añade la mezcla húmeda al bol de los secos. Mézclalo bien hasta que se forme como una pasta.
  • Añade la zanahoria, nueces, pasas y semillas.
  • Échalo al molde que ya tenías preparado y hornéalo durante aproximadamente 1 hora.
  • Pincha un palito de madera hasta que salga limpio, para asegurarte de que esta listo.
  • Desmolda y deja enfriar.

Ingredientes para la crema de coco:

  • Parte grasa de la leche de coco de un brick de 1 litro.
  • 1 cs de harina de yuca
  • 100 gr de azúcar glas. En mi caso, puse stevia (proporcional al azúcar).

Proceso para la crema de coco:

  • Compra un brick de leche de coco ecológica y ponlo en la nevera unas horas antes.
  • El agua del coco se separará de la parte grasa, quedando la grasa en la parte de arriba.
  • Así que con cuidado, sin mover mucho el brick, córta la parte de abajo y retira toda el agua de coco. No la tires! La puedes usar más tarde para cualquier otro invento culinario.
  • Retiras toda la grasa de coco y la pones en un bol de robot de cocina, batidora o lo que tengas y la bates bien hasta que quede crema.
  • Asegúrate que el bol y las varillas estén frías para que la crema de coco quede lo más consistente posible.
  • Añade la harina de yuca, para estabilizar un poco la crema y no baje. Bate.
  • Finalmente añade el azúcar glas o el sustituto de dulce que le quieras poner.
  • Y listo, ya puedes rellenar y/o cubrir tu tarta de zanahoria con esta alternativa crema o añadir una generosa cucharada en tu porción individual de tarta. Es una delícia!!


Es una tarta muy húmeda, de esas tartas que están más buenas al día siguiente, cuando las especias han ido desarrollándose dentro de la tarta y con sólo destaparla, te embriaga su olor a rústico que te teletrasporta a tu rincón favorito de la casa, tapadita con una manta, al lado de un bonita hoguera y con una buena taza de tu té preferido. Perdón, déjame que aterrizo... Pero es o no es una tarta de homenaje, de saborear cada cucharada y dejarse llevar... Se nota que me gusta no??

Anímate a probar esta receta de tarta de zanahoria, tengas o no tengas problemas en tus tripas. Te aseguro que es un gusto para el paladar. Y si eres intolerante al gluten o las harinas, no dejes pasar ni un segundo más y pruébala.

No dudes en dejarme cualquier comentario! Si te gusta, si la probaste, si tienes alguna duda, si tienes problemas en encontrar los ingredientes, para decirme hola!, para saber de tí y de que hay gente al otro lado que me lee. Si como yo, tienes algún problema con la digestión, si piensas que somos lo que comemos, si piensas que no... Lo que quieras!! Aquí estoy.

Un beso y hasta pronto!




3 comentarios :

  1. Ayer hice esta receta (sin la cobertura) y salió riquísima!! Con algunas modificaciones que explicaré por si a alguien le pueden servir:

    - No tenía almendras y procuro evitar hornear con frutos secos, así que sustituí la harina de almendras por la de sarraceno. Al ir mezclando las harinas vi que la masa se quedaba muy densa antes de añadirlas todas, así que me sobró algo de harina. No sé si por el sarraceno o qué, pero bueno, quedó deliciosa.

    - Tampoco me quedaba aceite de coco, así que usé mantequilla derretida. Al no llevar almendras (y por tanto menos grasa) aumenté hasta 70 g.

    - Como endulzante utilicé únicamente 3 cucharadas soperas de dátiles (bueno, pasta de dátil pero para quien no la tenga preparada) y ha quedado perfecta de dulzor. También es cierto que hace un año que sigo la paleo y me he acostumbrado al gusto poco dulce, pero en casa ha gustado también.

    Al meter la masa no las tenía todas conmigo, tan densa, poco manejable, me costó aplanarla y en fin, pensé que me habría equivocado y que saldría un churro... pues no! Buenísimaaaaa!! Jugosa y con sabor! Muchas gracias por la receta porque se va a convertir en un fijo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marina!!! Qué ilusión me hace que te hayas decidido a probarla! Fue dicho y hecho!! Jajajajaja... Estupendo!

      Por cierto, voy a probar la receta con tus cambios, estoy segura que quedará espectacular y desde luego también algo más económica que mi versión...

      No había pensado en endulzar con dátil en esta receta, pero debe quedar muy bien! No se si has visto los fudge de chocoloate que tengo en el blog, están endulzados con dátiles y quedan estupendos.

      La masa cruda queda bastante densa sí, posiblemente a tí mas por la harina de sarraceno, la podías haber rectificado echándole un poco más de agua, pero no creo que sea necesario. Luego con el calor del horno, todos los ingredientes, sobre todo la zanahoria, van soltando agua, así que estupenda igual!.

      Tomo nota de tu versión para la próxima. Muchas gracias por compartir!!

      Un saludo!!

      Eliminar
  2. Sí, tengo un fudge en la nevera jajaja. Es curioso porque el dátil a secas no me gusta, pero en la repostería me da unos resultados muy buenos para endulzar. Así varío con la miel y el azúcar de coco. Seguro que fue por el sarraceno, yo creo que tiene que quedar más sabrosa con la almendra, pero en caso de no tener (o ser alérgico), puedo confirmar que quedó muy rica. Eso sí, si se añade la totalidad de la harina, hará falta algo más de líquido (yo opté por algo menos harina y mantener el resto igual)

    Un saludo!!

    ResponderEliminar