13 marzo, 2014

La receta de la felicidad: Pastel Mousse de Chocolate


Aquí estoy de nuevo... No me había olvidado de tí... Pero he estado un poco despistada ultimamente, con una búsqueda exhaustiva de trabajo a la que he puesto toda mi concentración y todas mis energías. Me había hecho ilusiones con una oferta que creía estaba hecha para mí... Pero al final, nada... La cosa está difícil, ya lo sabíamos todos no? En fín. Seguiré con mi búsqueda, pero me lo tengo que tomar de una manera más filosófica, porque si no... Van a acabar conmigo.

Por eso hoy quería compartir una de las mejores recetas que tengo en mi recetario... La que me hace más feliz y a la vez, hace muy feliz a la gente con quien la comparto. Aquí tienes una receta de "felicidad", de esas que alegran el alma y alivian las penas. Hoy la necesito. Es delicada, suave, intensa y muy plancentera. Mi madre, cuando se la hice por primera vez, después de comer dos pedacitos... Se levantó, vino hacia mí... Y con los ojos brillantes me miró y dándome un fuerte abrazo, me dijo: "Dios mío!! Pero qué manos tiene mi niña!!" Hay que decir que mi madre se pierde por el dulce y más por el chocolate, así que sabía que le iba a gustar ¿pero tanto??? Me hizo muy feliz.




Así que si quieres hacer feliz a alguien o a tí misma... Pues... A qué esperas no??



Primero haremos la base de nuestro pastel, que es la Genovesa de chocolate. Para ello necesitarás:

- 3 huevos
- 90 gr de azúcar
- 70 gr de harina
- 20 gr de cacao en polvo puro desgrasado

Vamos a allá, que esta es muy facilita:

- Primero enciende el horno a 180ºC
- Bate los huevos con el azúcar unos 10 minutos hasta que te quede una emulsión blanqueada y haya triplicado su volumen.
- Tamiza la harina con el cacao.
- Con una espátula, añadimos la harina-cacao al batido, en tres raciones. Incorporando cada ración al batido con movimientos envolventes con la espátula. Intenta no bajar demasiado el batido.
- Para hornearlo, puedes utilizar un molde de 15 cm, bien engrasado y enharinado. En este caso te saldrá un bizcocho que una vez frío, podrás dividir en dos y hacer dos pasteles. En ese caso, deberás duplicar la receta de la mousse! O bien, puedes hacer una plancha, poniendo toda la mezcla sobre papel sulfurizado y después cortando con un molde el trozo que necesites. El resto, lo puedes guardar en el congelador para una futura mousse, usarlo para hacer cake pops, o comerte los retales para merender, lo-que-te-de-la-gana!
- En el caso de usar un molde, el tiempo de cocción será mayor, unos 20-25 minutos aproximadamente.
- Si decides hacer una plancha, con 7-8 minutos tendrás más que suficiente.

Y ahora vamos por lo parte más importante, la Mousse de chocolate. Para hacer esta delicia de chocolate necesitarás:

- 125 gr de chocolate 70% cacao
- 40 gr de jarabe tpt*
- 40 gr de nata líquida (35% m.g)
- 60 gr de yemas (aprox. las yemas de 3 huevos)
- 250 gr de nata semimontada
- c/s de brandi o cointreau

* Tpt significa tanto por tanto. Es decir misma cantidad de azúcar que de agua. En este caso necesitaremos 20 de azúcar y 20 de agua para hacer los 40 gr de jarabe.

Empezamos con la mousse:

- Preparamos y pesamos todos los ingredientes antes de ponernos manos a la obra.
- Preparamos el jarabe. En un cazo hervimos el agua con el azúcar hasta que no se vea ni un sólo granito de azúcar. No debes moverlo, sólo deja que hierva hasta su total disolución y retira del fuego.
- Añadimos al jarabe los 40 gr de nata líquida y volvemos llevar al fuego hasta que hierva de nuevo y retiramos del fuego y dejamos que se atempere.
- Fundimos los 125 gr de chocolate al baño maría y una vez fundido, echamos la mezcla de nata y jarabe sobre el chocolate fundido y mezclamos con unas varillas.
- Añadimos las yemas y el licor que hayas escogido y mezclas de nuevo con las varillas.
- Ahora montaremos la nata a un punto de semimontada. Esta vez necesitarás varillas eléctricas o el robot de cocina. Este punto es importante, porque es lo que dará textura a la mousse. Si la nata está muy prieta, es decir muy montada, es muy probable que la mousse quede muy dura, poco esponjosa. Así que ojo no se te pases del batido. Para saber si esta lo suficiente montada pero sin pasarse, o quedarse corta, debes ver que las varillas de tu batidora empiezan a marcar las varillas en la nata, pero sin llegar hasta la consistencia de nata montada.
- Cuando la mezcla de chocolate esté a 26ºC, o si no tienes termómetro, notes que ya no está caliente, podrás a empezar a incorporar, poco a poco, y con una espátula, la nata semimontada a la mezcla, hasta que esté completamente incorporada.
- Ojo! Te he avisado!! Espérate a que la mezcla no esté caliente, si no te quedará una mousse muy líquida y perdera textura.

Montaje:

- Necesitarás cinta de pvc, o si no tienes, sustituirlo por un papel plástico duro o semi duro, tipo acetato, que puedas recortar. Además de un molde de unos 15 cm. El papel de acetato o cinta de pvc, lo usarás para poner en todo el díametro del molde que vayas a usar.
- Coges el bizcocho genovés y lo pones en la base del molde que hayas utilizado para hornear, o en caso de no haber utilizado el molde para hornear, usaremos un molde para cortar la circunferencia necesaria de nuestra plancha de bizcocho genovés.
- Almíbar! Prepara en un momento un almíbar tpt de 50gr de azúcar y 50 gr de agua, al cual puedes aromatizar con el licor que quieras si lo prefieres. Y empapa toda la base del bizcocho genovés con el almíbar! Es un paso importante, porque le da mas jugosidad al pastel y realmente marca la diferencia.
- Si te sobra almíbar, lo puedes guardar en la nevera hasta tu próxima receta. Dura hasta 2 meses en la nevera.
- Pon el aro de papel acetato por dentro del molde bien encajado entre el bizcocho y el molde, para que no se mueva y después al desmoldar, quede perfecto!
- Echamos la mousse de chocolate sobre el bizcocho hasta el borde de la cinta de pvc y alisamos con una espátula larga para que quede perfectamente liso.
- Ya esta todo! Sólo tienes que meterlo en el congelador hasta que esté completamente congelado, unas 4 horas mínimo.
- Después de ese tiempo, lo podrás sacar de su molde sin miedo y despegarle la cinta de pvc al pastel. Verás que fácil y perfecto te quedará.
- Espolvorea cacao en polvo puro y desgrasado por encima, le dará una capita de color intenso, pero sobre todo un extra de sabor increíble.
- Puedes guardarlo en la nevera para que se descongele más lentamente. O bien, puedes sacarlo antes de la cena o la comida, así para el postre, ya tienes listo para consumir tu momento de felicidad.



En este caso hice mini pastelitos de mousse de chocolate... Mmmm... Fáciles de comer y repartir. Monodosis de felicidad listas para servir.

Hoy he vuelto a tí, a quien había abandonado "momentáneamente" por una buena causa, pero al fin y al cabo abandonado de alguna manera... Hoy he vuelto a mi espacio donde comparto lo que más me gusta y lo leen personas como tú, que sin ser consciente, me dan un empujoncito hacía el optimismo. Gracias por estar ahí, aunque no te oiga, ni te vea, se que estás ahí.

Disfruta y sumérgete de pequeños momentos de felicidad, porque son esos momentos, los que le dan sentido a todo.

Que tengas un buen día!




  Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios :

Publicar un comentario