07 febrero, 2014

Pan de viena


Llevo más de un mes sin comer pan!! Y lo estoy notando... Bastante!! Cinco kilitos y pico, con eso te digo todo! Bueno, sólo como pan para desayunar e integral... Lo cierto es que lo echo de menos. Y estoy pensando que como hoy es viernes, a lo mejor... Quizá... No pasaría nada si... Me hago un pan de viena!!!!! Sííííííííí!! Decidido. Me lo merezco, me apetece y me voy a dar el gusto. Ala. Además me lo voy hacer en plan bollito, con sésamo por encima, para hacerme una hamburguesa muy especial, que además me la he hecho yo, la tengo preparada en la nevera y llevo todo el día pensando con qué acompañarla. Ex-ce-len-teeeee...




Así que cómo no voy a compartir contigo esta estupenda recenta de pan. Yo la he hecho cientos de veces!!! Bueno cientos a lo mejor no... pero decenas sí! Es un pan ideal para hacer bollitos para hamburguesa o para hacer en un molde de plumcake y hacer como un pan "bimbo" o para hacer mini porciones de pan y guardarlas en el congelador y sacarlas poco a poco... Es un pan muy polivante!! A los niños les encanta, porque es tiernecito y tiene ese gustito de pan de leche que lo hace tan irresistible... A mi, particularmente, me encanta hacerlo de esta forma cuadrada, como ves en la foto, e ir cortando rebanadas y tostarlas y acompañarlas con una rica mermelada y un cafelito con leche para el desayuno.




Para hacer este irresistible pan de viena necesitarás:

- Tiempo. No es un pan que requiera demasiado tiempo, pero todas las masas de levadura, necesitan su tiempo sí o sí. En este caso, he puesto una cantidad más bien alta de levadura, así que iremos rapidito. Si prefieres usar menos levadura, el tiempo de fermentación será más largo y por tanto, los aromas tienen más tiempo a desarrollarse. Yo siempre lo hago con esta cantidad de levadura porque siempre me viene en mente de hacerlo con el tiempo justo, pero lo dejo a tu elección.

   Tiempo de elaboración: 15 minutos
   Tiempo de fermentación: 1 hora + 30 hora (2 fermentaciones). 
   Tiempo de horneado: 15-20 minutos
   Total: 2 horas (aproximadamente)

- 500 gr de harina de semi fuerza
- 10 gr de sal
- 30 gr de levadura fresca
- 1 huevo
- 200 a 250 gr de leche (si lo haces a mano 200 gr si es con robot de cocina 250 gr)
- 100 gr de mantequilla fría
- 60 de azúcar


Manos a la obra!

- Pesa todos los ingredientes. El huevo y la leche a temperatura ambiente.
- En un bol, mezcla la harina, la levadura (desmigada), la sal y el azúcar.
- Echa el huevo al bol y mézclalo.
- Echa la leche poco a poco y ves amasando con las manos hasta que hayas echado toda la leche.
- Amasa sobre una superficie ligeramente enharinada hasta conseguir una bola de masa homogénea.
- Deja reposar la masa 5 minutos sobre la mesa de trabajo, tapada con un papel film.
- Añade la mantequilla fría cortada en cuadritos e intégrala a la masa. Amasa durante unos 10 minutos. Debe quedarte una masa elástica y lisa.
- Deja fermentar en un bol untado en aceite, tapado con film, durante una hora o hasta que doble volumen.
- Cortar en tres o cuatro piezas iguales y bolear sin dejar ninguna grieta. Ponlas en un molde rectangular (tipo plumcake), previamente engrasado y enharinado y deja reposar durante una media hora mínimo o hasta que veas que doble volumen.
- Precalienta el horno unos 15 minutos antes a 200ºC.
- Puedes pintar con huevo por encima e añadir semillas por encima, sésamo, pipas, semillas de amapola o lo que quieras.
- Cocer durante 15 - 20 minutos.



Qué pintaaaaaaaa!!!!! O no??? Ah! Una cosita muy importante: déjalo enfriar sobre una rejilla y asegúrate de que esté bien frio para cortarlo, si no la miga se te hará bola. No seas impaciente!!!

Feliz fin de semana!!!!

Hasta la próxima
Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios :

Publicar un comentario