24 enero, 2014

Tarta de mandarina


Este es su mejor momento, así que por qué no aprovecharlo... Hablo de la mandarina, una fruta pequeñita y fácil de pelar, que resulta ideal comerla a cualquier hora del día. Esta llena de vitaminas de alto poder antioxidante, así que... Por qué no aprovechar su lado más dulce?




Hoy te traigo otro bizcocho lleno de sabor, además de vitaminas, así que no tiene desperdicio. Esto es lo que necesitarás para hacerlo:

- 12 mandarinas
- 270 gr de harina blanca (Aunque puedes hacer un fifty-fifty con harina integral, que es lo que he hecho yo. Lo dejo a tu elección)
- 1 sobre de levadura
- 1 cc de canela en polvo (opcional)
- 120 gr de azúcar (Yo lo he sustituído por azúcar moreno de caña integral)
- 2 huevos
- 100 gr de mantequilla

Puedes usar un molde de rosco, pero tiene que ser con la base plana, es decir, que no sea como el molde de "bundt" en el que cuando le das la vuelta queda una forma bonita. En este caso no lo necesitas, por que la fruta la pondrás por encima del bizcocho durante el horneado. Esa será nuetro lado bonito!
También puedes usar un molde de plumcake o redondo. Yo he usado un molde de 15 cm y me ha quedado bastante alto, pero también quedaría bien con un molde de 20 cm. Quedaría más bajito el bizcocho y daría el aspecto más de tarta, pudiendo disfrutar todo el potencial de la mandarina de un sólo bocado.

Empezamos!

  • Precalienta el horno a 160ºC
  • Reserva 4 mandarinas. El resto son para pelar y cortar los gajos quitándoles la pielecilla fina que los recubre.

Cómo puedes cortar los gajos fácilmente? Pues muy fácil:

- Necesitarás un cuchillo bien afilado, así que ojo no te cortes!
- Corta la parte superior e inferior de la mandarina.
- Y como en la segunda imagen, corta lo más fino posible, de arriba a abajo la piel, rodeando la mandarina hasta que termines.
- Ahora verás más claramente donde empieza y donde acaba cada gajo.
- Coje la mandarina ya pelada y haz un corte lo más limpio posible hasta el centro de la mandarina, arrán de una de las líneas blancas.
- Ahora harás el mismo corte, justo donde veas que acaba el gajo. Justo al lado de la otra línea blanca.
- El gajo te saldrá solo. Sin pieles, ni hilos. La pura pulpa de la mandarina.
- Ves reservando los gajos con cuidado, ya que ahora sin la piel, se pueden deshacer más facilmente.
- No es necesario que hagas este proceso con la mandarina pelada, lo puedes hacer directamente con piel si lo prefieres. Yo lo hice sin piel para que vieras lo poco que corto de piel.

  • De las mandarinas reservadas antes, cogeremos una para cortar en juliana fina la cáscara (sin llegar a la parta blanca) que usarás para decorar al final. Puedes usar un rallador, pero debe salir bien definida la cáscara y no pegotes de cáscara de mandarina.
  • Haz el zumo de las 4 mandarinas y guárdatelo para usar luego.
  • En el vaso de la batidora, pondremos la mantequilla pomada y el azúcar, y batiremos hasta que esten bien integrados.
  • Añadir los huevos uno a uno, a velocidad un poco más alta que la anterior.
  • Añadir el zumo de mandarina a hilo. No te preocupes si la masa queda como cortada, es normal.
  • Añadir la harina tamizada con la levadura y la canela (si le pusiste).
  • Batir un poco más hasta conseguir una masa homogénea.
  • Engrasa el molde con mantequilla y harina espolvoreada.
  • Verter la masa en el molde y nivelarla si es necesario con una espátula.
  • Pon los gajos de mandarina sobre la masa, ligeramente acaballados
  • Hornear durante 30 minutos. En mi caso, fueron necesarios 45 minutos, así que dependerá del molde que utilices y cuanto grande sea. En este caso al ser más pequeño, costó más, ya que tenía más altura y costaba más cocer su interior. Si fuera más grande, la masa de bizcocho es más fina y por tanto se cocería antes. Te recomiendo que a partir de 30 minutos no le quites el ojo y ves comprobando si esta cocido pinchándo un palito de madera, hasta que salga limpio.
 Para el glaseado:

- Yo he utilizado jarabe de ágave, que tiene un aspecto muy similar al de la miel, con el mismo poder endulzante pero con la mitad de calorias. Lo puedes encontrar en herbolisterías o supermercados ecológicos.
- Si no también, puedes usar miel. Échale un poquito por encima para darle brillo a la fruta y darle un toque de jugosidad.
- Ah! Y no te olvides de darle el toque final con la ralladura de la mandarina que hiciste al principio.




Qué pinta eh?? La verdad es que está muy, pero que muy bueno. Así que ya sabes, con tantas mandarinas que tenemos en esta temporada y a tan buen precio, creo que no deberías resistirte a probarla de hacer. Está rica, es fácil y muy saludable, así que, a qué esperas!??

Disfrútala!!

Hasta pronto!!



 Image and video hosting by TinyPic

2 comentarios :

  1. Holaa!! Acabo de encontrar tu blog!!Que mono!!!! =) Mira te traigo una super iniciativa a la que espero que te animes!! http://maitesweetfood.blogspot.com.es/2014/01/mi-cumple-y-propuesta-de-un-segundo.html Un besoo

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Maite!!! Me traes una propuesta muy interesante!! Pues sí, cuenta conmigo!!! Estamos en contacto...
    Un besazo!!!

    ResponderEliminar