15 enero, 2014

Galletas de muesli y yogur

Después del resacón de las fiestas y una vez dejado el 2013 atrás... Tengo ganas de comerme el 2014 a "bocaos"!! Pero poco a poco, masticándolo bien, digeriendo bien todo para que no se me atragante y si puede ser, a bocados bajos en calorías.




Sí, sí. De este año no pasa. Llevo una semana a dieta y ya me siento muchísimo mejor. No se trata de ninguna dieta milagro, si no más bien lo que todas ya sabemos. La de las 6 reglas:

- Comer 5 veces al día.
- Comer más frutas y verduras.
- No comer arroz ni pasta ni mucho pan (al menos en mi caso)
- Beber mucha agua (mínimo 2 litros al día)
- No comer dulces, ni embutidos, ni beber alcohol. (Empieza a ponerse difícil...)
- Y mover más el culo!! (Esto es impepinable)

Evidentemente sigo teniendo la misma talla, pero en realidad, la talla no me preocupa tanto, si no la energía que he recuperado después de la apatía que llevaba arrastrando hace un tiempo. Sólo espero que me dure esta voluntad que tengo ahora mismo y llegar el objetivo: Estar bien (por dentro y por fuera) y bajar 2 tallas. Espero que de aquí al verano pueda decirte: Lo conseguí!

Así que para automotivarme un poco más y porque seguro que más de una está en la misma tesitura que la mía, este mes tengo la excusa perfecta para traerte algunas recetas, todas ellas bajas en calorías que ya irás viendo a lo largo de este mes.

El muesli es una fuente de energía sana y natural, que se compone de cereales, fruta y frutos secos. Y si lo acompañas con un vaso de leche o un yogur desnatado, ya tienes el desayuno o incluso merienda o cena, perfectas. Entonces, qué te parece si para empezar, lo hacemos como cuando empiezas el día, poniéndote las pilas con un saludable y nutritivo desayuno con unas galletas de muesli y yogur.




Son muy rápidas y súper sencillas de hacer, así que no tienes excusa para hacerlas. Para esta receta te salen unas 20-30 galletas (dependiendo del tamaño) y se pueden conservar perfectamente en una caja de galletas. Así que toma nota de los ingredientes:

  • 230 gr de muesli -sin azúcar-.
  • 120 gr de harina integral
  • 3 gr de levadura -1/2 cucharadita de café-.
  • 70 gr de mantequilla -ya sé que no es light, pero lleva muy poquito, cuenta unos 3 gr por galleta! Si lo prefieres, lo puedes sustituir por una mantequilla light o margarina, aunque suelen llevar más porquería que la mantequilla normal. Mi consejo: más vale lo malo conocido, que lo malo por conocer... No se si me explico...-
  • 80 gr de azúcar moreno
  • 20 gr de miel -o melaza o algún jarabe aromático natural.
  • 1 yogur desnatado natural

Precalienta el horno a 160ºC y prepárate una bandeja con un papel de horno para poner después las galletas.

Por un lado, coje un bol grande y pesa el muesli, la harina y la levadura y mézclalo bien, hasta que estén todos los ingredientes integrados.

En un cazo y a temperatura media, pones el azúcar moreno con la miel y caliéntalo hasta que se disuelva el azúcar. Vigila que no se te queme el azúcar, así que no le quites ojo.

Cuando lo tengas listo, retira el cazo del fuego y añade la mantequilla. Mézclalo hasta que se disuelva completamente.

Hecha la mezcla de azúcar-mantequilla sobre el bol de muesli y mézclalo bien con una espátula de madera o si lo prefieres con el accesorio de pala del robot de cocina.

Y por último, hecha el yogur (ligeramente batido) a la mezcla de muesli y mézclalo bien con espátula o 30 segundo con el robot de cocina a velocidad baja-media.

Con una cuchara, intenta coger siempre la misma medida y haces bolas no muy grandes, más o menos como el tamaño de una nuez, y las vas colocando sobre la bandeja, dejando espacio entre ellas porque después las chafaremos sobre la bandeja y te cogerán más espacio.

Con una espátula ancha o una pala ligeramente engrasada, las vas chafando una a una, como si fueran hamburguesas. Cuanto más fina más crujiente quedará después, así que te lo dejo a tu gusto. Las que yo hice tendrían algo más de 0,5 centímetros y me que quedaron perfectas, crujientes pero no como para dejarse la dentadura. La harina le da un poco más de cuerpo pero blando, sin hacerlo cristal como el azúcar. Si las haces muy gruesas te quedarán más blanditas. Lo cierto es que están ricas igual!!

Las metes en el horno de 15 minutos y ya las tienes listas. Yo las dejé unos minutillos más (3 o 4) para quedaran más doraditas y crujientes.

Mientras esperas, preparas la otra horneada si no te han cabido en la primera bandeja.

Sácalas del horno y déjalas enfriar bien sobre una rejilla.



Bueno, y eso es todo! Ahora sólo tienes que resisitirte a no comertelas todas de un tirón, porque si no... Mal vamos!! 4 o 5 en el desayuno, sería lo coherente... Así que, quedas avisada! ;)

Espero que la disfrutes y ánimo!! Que acabamos de empezar!!!

Si no quieres perderte ninguna de mis recetas, suscríbete aquí.


Un beso y hasta dentro de muy pronto!!!






 Image and video hosting by TinyPic

0 comentarios :

Publicar un comentario